Domingo , 23 Julio 2017
santiago-de-chile-protestas-2-580x325

Ni un sol menos

Quiero perfilar el asunto de una forma sencilla para que todos y todas podamos entenderlo. La Casación Laboral Nº 489-2015 si bien no genera vinculación inmediata con la casuística laboral (sobretodo porque hay sentencias anteriores, incluida una del Tribunal Constitucional, que van en sentido contrario) representa una realidad que se ha venido tolerando demasiado: La salvaje flexibilidad laboral. Fenómeno que ha venido dándose desde los años noventa con la sistemática reducción de los derechos laborales de todas y todos. Aún recuerdo que cuando era niño la palabra de moda era “recesión” y lo que hacía la gente todos los días estaba entre “cachuelearse” y buscar trabajo.

Recordemos que durante el gobierno de Fujimori se despidieron a 300 mil trabajadores (180 mil públicos y 120 mil del sector privado) a través de la figura del despido arbitrario, con la cual te pueden despedir sin mayor explicación. ¿Suena conocida, ahora, esta lógica de reducirte el sueldo aun sin tu consentimiento, arguyendo “dificultades económicas de la empresa”?

sancion_empresas_diferencien_sueldos-noticia-802573En enero del año 1991 se publicó el Decreto Supremo 004-91-PCM firmado por el entonces ministro de Economía Juan Carlos “que dios nos bendiga” Hurtado Miller, que planteaba la re-estructuración del Estado porque “había mucha gente y se tenía que racionalizar”. Con esta norma todas las entidades públicas iniciaron re-estructuraciones y se impuso la moda de dar incentivos para los trabajadores que quieran dejar su puesto de “manera voluntaria”. Y si no querías, igual te sacaban.

La eliminación de la estabilidad laboral y la creación de la figura del despido arbitrario pasó luego a estar prevista a través del Decreto Legislativo 728 (tal decreto se consolidó el año 1995 con la Ley 21513, la cual eliminó por completo todos los rezagos de la estabilidad) que fue la cereza de un pastel de impunidad y de evidente inclinación a favor de los grandes empresarios. Con esta figura legal se pudo despedir a dirigentes sindicales; con ello, los sindicatos fueron “invisibilizados” y debilitados. Recordemos que, al inicio del gobierno de Fujimori, la tasa de sindicalización era más de 20% y al terminar fue de 3%.

santiago-de-chile-protestas-2-580x325Me resulta preocupante que la Corte Suprema siga abonando a un Poder Judicial alejado del sentimiento más elemental de la Jurídica (defender los derechos de la sociedad en conjunto). Recordemos que la razón de ser del derecho laboral es equilibrar una relación económica desigual: la del empleado que otorga su fuerza de trabajo y la del empleador dueño de los medios de producción.

Finalmente, debo exponer que algunos pretenden argüir que, por no ser abogado o no estar enterado del asunto de la casación, una protesta contra esta casación es inverosímil. A ellos les solicito que aprovechen esta oportunidad para hacer docencia y enseñar a la gente, de esta forma, promoviendo una conciencia colectiva de nuestros derechos. Entiendan que las protestas y acciones de lucha muchas veces se encienden de forma espontánea y su dirección puede responder a una serie de factores. No seamos tan ególatras como para señalar qué protesta es correcta y cuál no. Con la gente en la calle defendiendo sus derechos, la Corte Suprema entenderá que debe dar un paso atrás en esta decisión y declarar nula la misma. Por lo pronto, nos vemos en las calles.

Acerca de Rogelio Huamaní Soto

Trabajador independiente, Socialista, Budista, Ex-director de La Comunidad, Grupo de Estudios e investigación. Un peruano más que no se siente representado.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *