Jueves , 30 Marzo 2017
Fuente: revistaideele.com
Fuente: revistaideele.com

Lo que otros callan, yo no callaré

SI TODO EL MUNDO SE INDIGNA, PROFESORES, ¿CUÁNDO NOS INDIGNAMOS NOSOTROS?

La indignación es un sentimiento hermoso. A diferencia de la venganza, no quiere hacer daño; más bien, busca restaurar, recuperar lo que es esencial, lo que nos hace más humanos. A partir de eso, se puede imaginar otro sistema que, aunque sea, resulte algo menos idiota que los anteriores.

Para imaginar y construir otro sistema que resulte algo menos idiota que el actual, tenemos que empezar ya mismo a revolucionar la educación peruana que, justamente, hace cada vez más idiotas a quienes lo sufren.

Orígenes

Este sistema fue impuesto desde 1990 por el MINEDU, dirigido por la dictadura idiota, corrupta y genocida del fujimorato. Basta, para sustentar mi aserto, revisar el Currículum que se impuso y se impone desde el MINEDU a los profesores de base y a los estudiantes. Este galimatías reemplaza los objetivos en educación por las egoístas e individualistas competencias; justamente lo contrario a la solidaridad y a la empatía que son puntos claves para indignarse.

Verdades que duelen

Preguntémonos, ¿cómo puede competir en el estudio, un niño o un joven con hambre de comida contra un niño o joven bien nutrido? ¿Acaso no sabe el inefable economista ministro de Educación Jaime Saavedra Chanduví que existen 72 millones de latinoamericanos con hambre? ¿Acaso no sabe este funcionario del Banco Mundial que según un reporte de la Oficina de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la desnutrición crónica entre los infantes peruanos menores de cinco años es superior al 26 por ciento? Además, más de la mitad de las niñas y niños entre los 12 y 35 meses sufre de anemia…De acuerdo con la FAO, 13 millones 300 mil peruanos, es decir el 49 por ciento de la población, padece deficiencia calórica en su alimentación, debido a la situación de pobreza en la que vive, con ingresos inferiores a los tres dólares diarios y, en no pocos casos, sin ingresos.

Un sistema educativo que no considera la nutrición como la otra cara de la misma moneda, está condenada al fracaso. El fracaso de cientos de miles de niños y jóvenes que son estafados por este idiota sistema educativo (de 100 niños que empiezan la primaria sólo terminan 12 la secundaria y de 100 jóvenes que se someten a la tortura que son los exámenes de no ingreso a las universidades sólo ingresan 5), ¿qué futuro le espera al Perú?

Ministerio de Educación, Lima, Perú
Ministerio de Educación, Lima, Perú

Indigna ver esta realidad donde los mercaderes de la educación salen ganando en desmedro de cientos de miles de niños y jóvenes. Indigna ver cómo caserones y casas de familias marginales, de la noche a la mañana, previo acuerdo con los burócratas de las UGELs, se convirtieron en “Instituciones Educativas Particulares”, en desmedro de la Educación Pública de Calidad. Indigna cómo hicieron el negocio de sus vidas estafando con una educación que no sirve para nada.

Los nombres de la indignación

Indignados ya, no perdamos de vista a los integrantes del malhadado Consejo Nacional de Educación (CNE). Herencia nefasta de Alejandro Toledo, y el ministro de Educación, Nicolás Lynch. Dicho CNE, integrado por: César Barrera Bazán, Juan Borea Odría, Andrés Cardó Franco, Caridad De La Puente Wiese, Hugo Díaz Díaz, Hugo Garaycoa Hawkins, Margarita Guerra Martinieri, Jesús Herrero Gomez, Augusto Mellado Méndez, Guadalupe Méndez Zamalloa, Edmundo Murrugarra Florián, Juan Ossio Acuña, Mario Rivera Orams, Iván Rodríguez Chávez (el eterno rector de la URP), Susana Stiglich Watson, León Trahtemberg Siederer, Edwin Uribe Pomalaza, Raúl Vargas Vega, Gustavo Yamada Fukusaki, Carlos Yampufé Requejo, Jorge Yzusqui Chessman. Estos personajes, coludidos con los ministros de paso por el MINEDU, son los responsables de la debacle educativa del Perú.

En el Perú se cambia al Presidente de la República, se cambian presidentes regionales, se cambian alcaldes, mediante elecciones; pero, esta es una verdad de Perogrullo, no se cambian mediante elecciones directas y universales –por ejemplo– a los directores de los colegios que fueron nombrados a dedo durante la nefasta dictadura que asoló nuestra patria, en desmedro de la promoción interna. Ahora se somete a un examen amañado para nombrar a los directores. Cuando hablo de los directores, también me refiero a los directores de las UGELs; quienes se hacen de la vista gorda ante tantos atropellos y tropelías de los funcionarios “de carrera” de dichas UGELs, quienes forman corporaciones que buscan sus intereses y no el bien común que beneficie a los miles de niños y jóvenes del Perú.

Pregunto:

¿Qué será del Perú, en educación y cultura, si, digo es un decir, ganara la hija del genocida y ladrón? ¿En qué puesto creen que estaría ubicado el Perú en comprensión lectora, matemática y ciencia?

Respondo:

Nosotros estaríamos viviendo la segunda edición de una pesadilla de la que creíamos habernos librado; digo creíamos porque, los integrantes de CNE, seguirían medrando en el MINEDU. Los integrantes del CNE son cómplices de quienes horadaron la dignidad de los maestros y malbarataron el futuro de millones de niños y jóvenes.

Por eso me dirijo al aroma del etéreo de la Juventud Peruana y le pregunto: ¿Qué desarrollo educativo podemos construir si, a los responsables de la peor debacle de la educación peruana, el Ministro de Educación y los integrantes del CNE, nadie los señala ni critica?

Si todo el mundo se indigna, profesores, ¿cuándo nos indignamos nosotros?

“… hay, hermanos, muchísimo que hacer.”

Acerca de Petroni Gutiérrez Rivera

Perú. Estudió literatura y matemática en la UNE, Post Grado en Currículum y Supervisión, Maestría y Doctorado en Docencia en el Nivel Superior en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Poeta y escritor, interesado en temas culturales, sociales y educativos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *