Viernes , 24 Marzo 2017
Encuesta Ipsos Perú  Febrero

La pobre víctima de las encuestadoras

Al término del gobierno de Fujimori y durante los primeros años del gobierno de Toledo, se puso sobre el tapete la credibilidad de las principales empresas encuestadoras y la honestidad de su propietario. Tres de esas empresas están operando en actualidad. Estuvieron vinculadas en juicios sobre temas de corrupción, como en el caso de Rómulo León Alegría y otros tantos casos de evidente usufructo ilegal de recursos del Estado, en los que el Poder Judicial, los absolvió, los limpió, los liberó, etc., Poder que, dicho sea de paso, cada vez está más deteriorado y con cero credibilidad.

La estrategia de Alan Gagarcia_155837rcía de atacar una de estas encuestadoras podría apreciarse como buena; ya que, en un sector de la población la constante presión y manipulación que hacen estas empresas es bastante evidente. Obviamente que García sabía de esto desde antes de su segundo mandato y durante este periodo se valió de la información de estas para plantear, entre otras cosas, quién no debería ser presidente. Hay que agregar que durante su gobierno estas encuestadoras tuvieron el mismo rol protagónico que durante el gobierno de Alberto Fujimori.

Ahora bien, Alan García ataca a las encuestadoras tomando como blanco a Datum por una supuesta onerosa cantidad de dinero que le requirieron a él para acomodarlo en las encuestas ¿Por qué García se reunió con el propietario de esta encuestadora, asumiendo que él no cree en sus resultados? ¿Estaba buscando realmente tranzar una mejor posición en el ranking electoral a la que tiene ahora? ¿No le gustó el precio, por eso se queja? No hay que olvidar que Alan García no ha podido borrar de la mente de un sector de la población, su escandalosa actuación en el asunto de los narcoindultos.

Las encuestadoras trabajan para los grupos de poder como CONFIEP y la SNI, entre otros, ya que estos tienen una candidata elegida (Keiko Fujimori) y un candidato que no querían que suba (César Acuña), por eso inflaron a Julio Guzmán para que sea la cuña de Acuña quien era la principal amenaza al Fujimorismo, tal como se evidenciaron en las declaraciones, con tono de preocupación, de algunas de su principales figuras.

Volviendo al punto inicial, la estrategia de atacar a las encuestadoras no es mala, pero debería haberla tomado, hace un buen tiempo, un candidato con idoneidad y con capacidad para poner en relieve esos vínculos aceitados con dinero que hay entre los grupos de poder corruptos y las encuestadoras.

Verónika Mendoza podría todavía hacer flamear esas banderas que mejorarían su posición frente a una población insatisfecha con el sistema electoral tradicional y con los medios fácticos que ejercen la manipulación sin ningún control.

 

Acerca de Gustavo Piscoya Salinas

Perú. Magíster en Psicología, egresado de la Universidad Cayetano Heredia, con experiencia en docencia universitaria en diversas instituciones de Lima. Interesado en el estudio y difusión en temas vinculados con discapacidad y el arte.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *