Domingo , 23 Julio 2017
Fuente: ostiaunlobby.files.wordpress.com
Fuente: ostiaunlobby.files.wordpress.com

Idiotas, exámenes y guerra de invocaciones

Fuente: otakuarica.cl
Fuente: otakuarica.cl

Existen demasiados animes con temática escolar. Muchos para enumerarlos, pero a pesar del tiempo transcurrido, Baka to Test to Shoukanjuu (2010) es uno que siempre recomiendo cuando de comedias se trata. Por supuesto, la historia desarrollada en la Academia Fumizuki es notable para su análisis por muchos aspectos, destacando esa nunca mencionada lucha de clases de influencia ¿comunista?

Akihisa Yoshii es no solo un estudiante más en la Academia 12765728_10209064924759716_1620220721_oFumizuki: es el mítico inspector de castigos, algo así como el rey de los idiotas, un nada honroso título para el alumno con peores calificaciones de todo el colegio. Lo acompañan en su aventura, el insolente líder del salón 2-F, Yuuji Sakamoto, la ruda Minami Shimada, el pervertido Kouta Tsychiya, el andrógino Hideyoshi Kinoshita, y la angelical Mizuki Himeji.

El 2-F, es pues, el último salón en calificaciones de las seis secciones; como resultado de ello, recibe la peor aula en cuanto a servicios e infraestructura, siendo su antípoda el salón 2-A destinado para lo más selecto del estudiantado de Fumizuki.

El sistema educativo en principio parece draconiano; pero no por ello inflexible. Así, se permite luchas entre salones (denominadas guerras de invocaciones), donde el avatar del estudiante se enfrenta con el de su rival usando las calificaciones de la materia como poder de ataque. El resultado de las batallas puede significar, entonces, mejoras sustanciales en las condiciones escolares o pasar una buena temporada de repasos con el profesor “Iroman” Nishimura.

Fuente: ostiaunlobby.files.wordpress.com
Fuente: ostiaunlobby.files.wordpress.com

Ahora bien, que llevaría al peor salón a enfrentarse al resto de la Academia Fumizuki, sino fuera la inconformidad con la situación que viven, iniciándose una forma de lucha de clases. Como Akihisa lo recordara al señalar que la escuela es el microcosmos de la sociedad, las injusticias exponen que los que nada tienen no pueden perder nada, sino ganarlo todo. Obviamente los puntos de ataque no se generan automáticamente y hay que mejorar calificaciones a punta de estudio, exámenes y perseverancia.

Acerca de Frank Rojas Alarcón

Perú. Bachiller en Derecho y estudiante de Sociología en la UNMSM. Analista político aficionado. Segurólogo. Otaku confeso.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *