Jueves , 30 Marzo 2017
Fuente: cde.peru.com
Fuente: cde.peru.com

Cementos Lima y ladrillera Lúren cercenan a Villa el Salvador

El alcalde de Villa el Salvador está despertando después de la fiesta que le organizaron los mercaderes del cemento; quienes salieron, salen y saldrán con pingües ganancias. Ahora, los pobladores caminamos en el inicio de una ciudad que podría ser un modelo a seguir por otros distritos, de cara al fenómeno irreversible del calentamiento o enfriamiento global que ,como un cataclismo de Damocles, pende sobre la vida de la humanidad.

Fuente: cde.peru.com
Fuente: cde.peru.com

El alcalde Guido Iñigo Peralta, tiene que escuchar a su padre y; por ende, a sus ancestros Waris, para hacer de Villa el Salvador justamente lo que su nombre sugiere: ser el pueblo modelo del Salvador de la Vida. Si los seres humanos somos apenas parásitos de las plantas, específicamente de las hojas, lo que conviene ahora es sembrar de árboles y jardines el distrito. Imaginemos pintar de plantas y flores las avenidas que deberían desembocar en la playa. Imaginemos caminando a nuestro pueblo, cada verano, hacia la playa.

Señor Alcalde, no escuche más al arribista candidato por el Parlamento, quien le hizo creer que el progreso en Villa el Salvador se puede medir sólo con pistas y veredas. Hay sumas que restan. Mire usted arriba, hacia el horizonte, entonces verá el muro infamante que cercena Villa el Salvador.

Los migrantes de todos los confines del Perú, que habitamos Villa el Salvador desde hace más de cuarenta años; hicimos carne del espíritu de este principio: “Porque nada tenemos, todo lo haremos”, en alusión al apotegma de lucha de los primeros pobladores que conquistaron el arenal para heredarnos el derecho a una vida decorosa y digna; lucha que no puede ni debe cejar hasta reconquistar los terrenos que son usufructuados por la ladrillera Lúren y Cementos Lima, quienes con una muralla infamante de cinco kilómetros de largo por cinco metros de alto, mutilan el territorio de Villa el Salvador desde los Jardines Pachacámac hasta la avenida El Sol, serpenteando la muralla todo el “Lomo de Corvina”, que es una colina cubierta de arena donde se asienta la mayor parte del área urbana del distrito.

Villa el Salvador tiene una extensión de 35,460 kilómetros cuadrados. Y, según el mapa oficial del distrito que se exhibe en los locales públicos y en la página web del municipio, Villa el Salvador limita por el NORTE con San Juan de Miraflores y Villa María del Triunfo; por el ESTE con Tablada de Lurín, Atocongo y José Gálvez; por el SUR con el valle de Lurín, Distrito de Pachacámac y Océano Pacifico; por el OESTE con el Distrito de Chorrillos y el Océano Pacifico. Mentira, esta es una información falsa. En realidad Villa el Salvador limita por el OESTE con la muralla y no con la zona de topografía plana, conocida como zona de playas.

Justamente en esta zona de playas, desde los Km 18 hasta el 22 de la Panamericana Sur, la Municipalidad Provincial de Lima y el Municipio de Villa el Salvador construyeron un nuevo malecón. Sin embargo, no todo es color de rosa. La infamante muralla cercena el primigenio trazo de las avenidas paralelas a la Av. El Sol: las avenidas Juan Velazco Alvarado, César Vallejo, José Carlos Mariátegui, y 200 millas, agonizan y mueren antes de llegar al mar, pues el muro de la ignominia detiene la libertad de tránsito, del pueblo hacia la playa.

Eso, me imagino, que el burgomaestre de Lima, el Dr. Luis Castañeda Lossio, no lo sabe o, lo que sería peor, sabiéndolo lo avala. Porque don Guido Iñigo Peralta sí está informado de ello; pero, cercado por sus asesores, no se pronuncia ante este vejamen que lesiona la dignidad del pueblo.

Cuidado señor Alcalde. El hacerse el ciego y sordo ante los visos de corrupción y la indignidad humana tiene un precio, y eso lo saben sus antecesores que permitieron que la ladrillera Lúren y Cementos Lima, cercenen Villa el Salvador; siendo, en última instancia, la oprobiosa muralla el límite por el OESTE y no el Océano Pacífico como cínicamente se anuncia y se muestra en el plano del portal de la municipalidad.

Hacerse el loco y no pronunciarse es hacerse cómplice de la injusticia. Como dijera Blas Pascal:

No es necesario que el pueblo perciba la verdad de la usurpación: introducida en otro tiempo sin razón, se ha vuelto razonable; conviene mostrarla razonable, eterna y ocultar su comienzo si no se quiere que llegue rápidamente su fin.

Fuente: diario16.pe
Fuente: diario16.pe

¿Cómo disfrutan o disfrutarán los vecinos de Villa el Salvador, de los atractivos que proyecta el nuevo malecón, si la muralla hoy prohíbe el paso del pueblo a las playas Venecia, Barlovento y Conchán?
Esperamos el pronunciamiento del señor Alcalde y de los señores regidores, y el pueblo organizado señalará el camino como lo hicieran los pobladores primigenios hace más de cuarenta años. Está escrito que: “La libertad y el libre tránsito del pueblo son primero que la libertad de empresa”.

“…hay, hermanos, muchísimo que hacer.”

Lima, 29/02/16

Fuente: costosperu.com
Fuente: costosperu.com

Acerca de Petroni Gutiérrez Rivera

Perú. Estudió literatura y matemática en la UNE, Post Grado en Currículum y Supervisión, Maestría y Doctorado en Docencia en el Nivel Superior en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Poeta y escritor, interesado en temas culturales, sociales y educativos.

Un comentario

  1. en que se amparan para no demoler la MURALLA ? es que tienen legalmente la razon o es poder “politico” por llamarlo de alguna forma, si el Alcalde de VES ni ninguna otra autoridad no hace nada, de hecho algo anda mal…..sugiero no solo expongan el problema si no tambien como conocedores del tema planteen la solucion simulando los extremos buenos y malos para evitar sorpresas

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *