Viernes , 24 Marzo 2017
Fuente: tvperu.gob.pe
Fuente: tvperu.gob.pe

“A río revuelto” o la aplicación de la “ley Mora” en la UNMSM

Una de las principales derrotas contemporáneas del movimiento estudiantil fue la aprobación de la Nueva Ley Universitaria, pero no por los méritos del movimiento oficialista Gana Perú y su aliado Perú Posible, sino por la debilidad del propio movimiento estudiantil que se debatía entre su apoyo o no al proyecto de ley, al que se sumó la realización del Mundial de Fútbol realizado en Brasil que desvió buena parte de la atención que merecía el tema.

Fuente: noticias.universia.edu.pe
Fuente: noticias.universia.edu.pe

La Nueva Ley Universitaria, mejor conocida como “Ley Mora” en honor a su principal impulsor, el congresista exGral. EP Daniel Mora (ahora alejado de la bancada de Perú Posible), nacía pues con la promesa de devolver la calidad académica a la universidad peruana, acabar con las corruptelas de las universidades públicas y limitar el abuso de las universidades-empresa. Pero el tiempo ha venido a confirmar que las buenas intenciones no se habían recogido en la ley.

El exGral. Mora en los últimos días y meses ha venido defendiendo la actuación de la Superintendencia Nacional de Educación Superior (SUNEDU), convirtiéndose así en “padrino” de esta suerte de sucedáneo de la antigua Asamblea Nacional de Rectores (ANR). ¿Pero qué interés tiene el congresista Mora en avalar el estrangulamiento económico fomentado por la SUNEDU contra la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM)? Y lo más importante: ¿Quiénes ganan con el caos en la universidad pública?

Fuente: img.uterodemarita.com
Fuente: img.uterodemarita.com

En primer lugar, conviene recordar que la universidad pública se desnaturalizó con la aprobación, en 1995, del Decreto Legislativo N° 882, al permitir la inversión privada en universidades favoreció que distintos empresarios acumularan ingentes sumas de dinero, que antes sirvieron para mercantilizar la función tanto de la ANR como del Consejo Nacional para la Autorización de Funcionamiento de Universidades (CONAFU), y hoy permiten sostener las campañas electorales de distintas opciones políticas, precisamente por las exoneraciones tributarias.

En segundo lugar, por los efectos de la llamada Reforma de Córdoba, a su vez, resultado de la influencia mundial del comunismo, se consolida la instrumentalización política de la universidad pública. Esto ocasionará, con el paso del tiempo, que la universidad no solo sea una vía para el ascenso social, sino también de proselitismo político en sus aulas, llegando al extremo de ser un espacio de adoctrinamiento para movimientos terroristas como el Partido Comunista Sendero Luminoso durante la década de los ochenta.

Fuente: tvperu.gob.pe
Fuente: tvperu.gob.pe

En tercer lugar, la UNMSM desde hace más de diez años se encuentra en medio de un juego de poder entre dos sectores docentes: uno denominado Acuerdo Institucional (AI), liderado por el exrector Manuel Burga, hoy exiliado en la Universidad Antonio Ruíz de Montoya, y secundado por el consejero de la SUNEDU, Zenón de Paz, docente de la Facultad de Letras y Humanidades UNMSM. Y, por otro lado, el Frente Unido por San Marcos (FUSM), que tiene entre sus filas al sucesor de Burga, el Dr. Izquierdo, famoso por el By-Pass, al hoy “rebelde” Pedro Cotillo, al Decano Cachay de la Facultad de Ingeniería Industrial y a la Vicerrectora Académica Castro. En medio de esta pugna inclinan la balanza distintos alumnos de pre y postgrado comúnmente llamados “operadores”, funcionales a uno y otro sector según las prebendas que estos ofrezcan.

Obviamente, la coyuntura electoral acelera los apetitos de poder. Así, la SUNEDU intenta legitimar su lucha por la “calidad académica” enfrentando a estudiantes contra autoridades, so pena de embargar el presupuesto de las universidades públicas. Acuerdo Institucional y sus alfiles intentan instrumentalizar a los estudiantes para que sean “carne de cañón” obteniendo, al final, el rectorado sanmarquino en “bandeja de plata”. Por último, los “operadores” y sus parientes cercanos los “jaladores”, intentan conseguir puestos políticos y cargos administrativos usando a los estudiantes, como los casos emblemáticos del saliente Centro Federado de Sociales UNMSM (hoy funcionales a distintos congresistas del Frente Amplio). Como se puede ver, varios ganan, pero en todos los casos son los estudiantes los que pierden.

Fuente: cde.3.elcomercio.pe
Fuente: cde.3.elcomercio.pe

Acerca de Frank Rojas Alarcón

Perú. Bachiller en Derecho y estudiante de Sociología en la UNMSM. Analista político aficionado. Segurólogo. Otaku confeso.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *