Viernes , 24 Marzo 2017
Migrants sets next to a fire near the town of Gevgelija, The Former Yugoslav Republic of Macedonia, 07 September 2015. The Gevgelija-Presevo journey is just a part of the journey that the refugees, the vast majority of them from Syria, are forced to make along the so-called Balkan corridor, which takes them from Turkey, across Greece, Macedonia and Serbia to Hungary, the gateway to the European Union.
Migrants sets next to a fire near the town of Gevgelija, The Former Yugoslav Republic of Macedonia, 07 September 2015. The Gevgelija-Presevo journey is just a part of the journey that the refugees, the vast majority of them from Syria, are forced to make along the so-called Balkan corridor, which takes them from Turkey, across Greece, Macedonia and Serbia to Hungary, the gateway to the European Union.

Estados canallas

En el libro Estado Canallas, de Noam Chomsky (2001), se menciona que este término es utilizado para designar aquellos países cuya forma de gobierno constituye una amenaza a la hegemonía política de los EE. UU. Por ello, son el blanco de acciones de desestabilización interna, por medio de: la generación de conflictos internos, agravamiento de la crisis económica (si es que no la hay, se genera una) y también la división o “balcanización” territorial de estos países. Se considera la intervención militar como un recurso necesario si no se da el efecto esperado al aplicar las mencionadas medidas.

Obviamente esto no es exclusivo de EE. UU., sino también es aplicado por sus aliados como es el caso de la OTAN. Por ejemplo, Libia era una amenaza en el Medio Oriente. Su manejo y control del petróleo lo llevó a ser un país próspero, cuyas grandes reservas de agua lo convirtieron en un requerimiento que no podía ser pasado por alto. Su presidente fue asesinado, el país “tribalizado”, sus recursos privatizados en medio de una convulsión interna que hasta ahora no cesa.

Condiciones y efectos similares ya se ven en países intervenidos como Irak, Afganistán y otros como Siria que debido a su posición geopolítica y recursos está en proceso de ser “balcanizado” o dividido en medio de una lluvia de bombas y muertes que no merecen ninguna aplicación, por ejemplo de Facebook creada para expresar solidaridad con las muertes del último incidente en París, ya que las otras muertes no cuentan, como son ciudadanos de segunda categoría y como se trata de hacer ver en los medios de comunicación, es difícil separar civiles y terroristas.

Un aspecto importante a resaltar es cómo el manejo de los medios de comunicación determina quién es un estado canalla y quién no. La estigmatización repetida de esta condición permite justificar la intervención a cualquier nivel en los estados que se consideren dentro del estatus anteriormente mencionado.

Esto se puede ver en el caso de Latinoamérica, región en la que con una estrategia centrada en sus particulares dinámicas y conflictos internos, países llamados “progresistas” están recibiendo un tratamiento similar a lo ocurrido en Medio Oriente, en el sentido de cambiar o eliminar gobiernos por otros que sean advenedizos. A esta situación se le denominó “Primavera Árabe”, algo que en nuestra región se veía lejana. La pregunta es ¿Estamos frente a una primavera latinoamericana? CONTINUARÁ.

image-72111-79308_full

Acerca de Gustavo Piscoya Salinas

Perú. Magíster en Psicología, egresado de la Universidad Cayetano Heredia, con experiencia en docencia universitaria en diversas instituciones de Lima. Interesado en el estudio y difusión en temas vinculados con discapacidad y el arte.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *