Domingo , 23 Julio 2017
044801-foto-onpe-solicita-12-millones-que-peruanos-financiemos-partidos-politicos-2014

POLÍTICA PERUANA

En el Perú, pronto iniciará con fuerza la campaña presidencial. El panorama decepciona al no haber propuestas que solucionen a corto y largo plazo los problemas que viene acarreando nuestro país desde tiempos coloniales. La política peruana no ha cambiado su esencia desde esos tiempos. Sigue siendo corrupta, improvisada, chismosa, populista, caudillista y egoísta. Los candidatos no quieren servir al pueblo que los elegirá. Buscan poder, beneficios personales y familiares; o sea, no están comprometidos con la nación.

 

¿Por qué? Desde la llegada española a nuestras tierras, solo fuimos considerados una mina de oro, un lugar ideal para extraer mano de obra barata, hallar aventura, exotismo y riquezas casi inimaginables. Muy pronto, la corrupción se instaló profundamente en el pensamiento y accionar de nuestras autoridades. Por ejemplo, luego de que los virreyes dejaban su cargo, eran investigados por su administración pública. Solo era protocolo, nadie importante resultaba castigado. Luego, se olvidaban los hechos.

Nunca hubo un plan de gobierno bien organizado que se preocupara por los ciudadanos. Las acciones populistas disfrazaban esta falta de organización, contentando al pueblo por medio del entretenimiento, así como de obras majestuosas e innecesarias. El caudillismo, donde la imagen de un líder de opinión era exaltada sin tener en cuenta mucho lo que proponía, fue la base de muchos gobiernos y revoluciones. Se comenzó a ocultar hechos cuestionables, se utilizó a la prensa desde su inicio para despotricar contra el contrincante. Manchar la imagen pública del oponente, sin o con pruebas fue volviéndose algo normal. Todo esto sigue viéndose hoy en el panorama político peruano.

044801-foto-onpe-solicita-12-millones-que-peruanos-financiemos-partidos-politicos-2014

En el Perú no hay conciencia nacional. De eso se aprovechan los arribistas y sedientos de poder. Se siguen patrones e intereses extranjeros para gobernar, al no haber espíritu crítico, histórico, nacional ni reflexivo en sus ciudadanos. Como el pueblo sabe que los candidatos no cumplirán sus promesas electorales, elegirán al menos peor, importa que hagan obras inútiles, bonitas, sirvan de chisme y hagan payasadas. Si respiramos a granel informalidad no interesa. Regalar cosas a los menos favorecidos en vez de cambiar la condición en que se encuentran es la moda populista. Los peruanos más que propuestas reales ven rostros, portes y caracteres simpáticos. Si se identificaron algunas raíces de los problemas que aquejan a nuestro Perú, por qué no cambiamos. Yo me apunto, ¿y ustedes? Los invito a hacerlo.

Politico_thumb2

Acerca de Pedro Manuel Vargas Aspillaga

Perú. Literato. Estudió Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Especialista en redacción y corrección de textos. Gusta del arte y le apasiona la escritura.

Un comentario

  1. Petroni Gutiérrez Rivera

    ¿Los peruanos, por qué no cambiamos? Es la pregunta de las preguntas. En el artículo, explicita e implícita, está la respuesta. La educación peruana es una estafa, no sirve para nada, no sirve ni siquiera para ingresar a las universidades. Con 5 jóvenes que ingresan, de cada 100, que postulan a la UNMSM; el Perú está sentenciado a la dependencia y alienación. Sin invertir en educación, al menos el 20% del erario nacional, no habrá cambio posible. “El maestro Luis Jaime Cisneros dijo: “Corrupto no es sólo quien roba o miente; corrupto es quien huye de los libros y se refugia en la ignorancia, asilo seguro de los pobres de espíritu.” Sobran palabras.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *