Domingo , 23 Julio 2017
transhumanismo

¿POR QUÉ NO ENTENDEMOS ALGUNAS OBRAS DE ARTE?

El arte ha pasado por muchas etapas. Desde las pinturas encontradas en cuevas hasta las exploraciones del Suprarrealismo sobre nuestra mente. No sin antes haber vivido las experiencias por las formas perfectas del Clasicismo, la fantasía de los estilos barroco y gótico, el lenguaje visual del Realismo, y las innovadoras vanguardias con sus diversas perspectivas en la búsqueda de temas, materiales y estilos. Esto evidencia que siempre el ser humano ha buscado plasmar de alguna manera su interpretación de la realidad, de sí mismo y de aquello que no comprende, expresándose por medio de colores, trazos, figuras y temáticas, lo que siente y vive, añadiéndole un sentido místico complejo que muchas veces oculta, pero que actúa a manera de código a descifrar.

En esta sed por la exploración y combinación de escuelas, materiales, técnicas y estilos que actualmente se observa en el arte de nuestros días, hay muchas obras y artistas que son incomprensibles para la mayoría de personas. ¿Por qué sucede esto?

l_ortega_deshuma
La deshumanización del arte

Se habla de sensibilidad, conceptos puros de arte, mundo interior del artista, arte puro versus arte popular, como respuestas alternativas a esta pregunta que me recuerda a la lectura intitulada La deshumanización del arte e ideas sobre la novela, de José Ortega y Gasset, publicada en 1925. Entre otros aspectos que aborda, el pensador español escribe que el problema del arte nuevo es que la mayoría de personas no lo entiende. También sostiene que para ellas, el arte solo produce gozo estético. Y para que ello suceda, la obra debe lograr una identificación con el espectador. Es decir, que le resulte cotidiana a él o de alguna manera conocida y sentida por él, en cuanto a cercanía, utilidad o vivencia personal. Una obra que no le invite a intervenir lo deja sin papel. Eso ocurre cuando la pintura pasa de pintar cosas a pintar ideas. En otras palabras, el arte nuevo produce goce espiritual en algunos individuos, aparte del artista mismo, pero no causa goce estético para la gente acostumbrada a ver un arte coloquial sin tantos símbolos qué interpretar. Por eso, el arte joven que explora nuevos lenguajes es impopular.

Lo vertido en relación al arte en la lectura de Ortega, me parece la mejor respuesta a la pregunta sobre la incomprensión de algunas obras artísticas. ¿Ustedes qué opinan? Los invito a reflexionar sobre este tema, a despertar ese sentido crítico y reflexivo que yace dormido en nuestro interior.

 

transhumanismo

Acerca de Pedro Manuel Vargas Aspillaga

Perú. Literato. Estudió Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Especialista en redacción y corrección de textos. Gusta del arte y le apasiona la escritura.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *