Viernes , 28 Julio 2017
caricatura

La escuela pública que yo conocí: El fin justifica los medios.

La escuela me ha mentido abiertamente. Eso fue lo que concluí cuando me desaprobaron en el curso de Ciencias Sociales, en cuarto año de secundaria. ¿Mi delito? No presentar el cuaderno con todas las tareas y no pagar la fianza de un sol por tarea para cubrir el pecado.

Casi todos hemos pasado por esas experiencias desagradables de pagarle al profesor, si hemos vivido la escuela secundaria pública anterior a las reformas de hoy. Muchos de nuestros profesores fueron inspiradores e hicieron su trabajo limpiamente. Pero cómo no recordar a los que hacían de la escuela una mita. Esa escuela era corrupta y mediocre.

Pero, ¿cómo entenderlos? Si dejamos de lado su inmoral actividad y pretendemos justificarlos, tendríamos que observar las condiciones laborales en las que se encontraban. Un informe de la UNESCO reveló que, en el 2002, el nivel más alto de la escala magisterial (Nombrado/escala V – título pedagógico), ganaba un sueldo neto de S/. 905.83 nuevos soles, poco más del salario mínimo actual. Peor aún, la mayoría de profesores nombrados que estaban en el tercer nivel, vivían con S/. 850.83 nuevos soles al mes. Además, tenemos que agregar que poco más del 80% eran mujeres y más del 70% tenían entre 30 y 50 años. A menos que estas tuvieran esposos (61% casadas) con buenos trabajos e hijos, tuvieron que soportar de lejos la carga familiar de los padres o de los sobrinos (38% tenían una carga familiar muy alta, fuera de su propio núcleo familiar).

A esto hay que sumarle, el tiempo libre para dedicarse a otras actividades no escolares que le cubriesen la canasta familiar (el 65% tenía menos de 15 horas libres a la semana). Esto incluye el tiempo libre para su actualización (90% leían material de su interés en su tiempo libre, pero no se capacitaban).

En la actualidad, solo trabajando tres días a la semana, mis colegas de escuelas privadas de rango medio ganan lo mismo que ellos. Mientras que mis colegas de escuelas públicas, ganan prácticamente el doble del sueldo de ese tiempo. Ambos tienen tiempo libre para capacitarse y gozan de incentivos por mejorar sus actividades pedagógicas. La escuela sigue siendo la misma en esencia, pero poco a poco las condiciones se van superando.
caricatura

Acerca de Bryam Colán Hernández

Perú. Egresado de la Facultad de Educación de la UNMSM. Profesor de Psicología y Filosofía, especialista en sistemas educativos no alineados. Aficionado a la divulgación científica y la educación libre. Actualmente dirige la consultora Educa ID del Grupo J.J. San Marcos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *